Torrons de xocolata

neva

Imatge extreta de: senseaboutscience.org

Avui hem sortit a passejar pel barri. És diumenge però els comerços estan oberts. Hem vist la gent una mica accelerada, caminant de pressa i nerviosa. Serà el Nadal? Se suposa que és època d’estar alegres, però no m’ho ha semblat.

Hem entrat a dues de les botigues de joguines que hi ha a la carretera de Sants. En totes dues ofereixen uns catàlegs de joguines i regals molt ben editats, a color, amb moltíssimes fotografies. Un de 108 pàgines i l’altre de 176!
MadHatterTennielHe mirat els catàlegs a la recerca de referències a alguns llibres per comentar-los. M’he tornat boig buscant, semblava el barreter de l’Alicia,… Res, ni un conte, novel·la per a joves o àlbum il·lustrat! Grrr! M’estalvio la reflexió, per òbvia.
frozenAixò sí, la princesa Elsa, de la pel·lícula Frozen, llueix un vestit que fa llum i que pots comprar per poc més de 50 euros… i als catàleg que citava abans, els productes de la mateixa pel·li ocupen vuit pàgines.

Com que aquests dies estem rebent moltes felicitacions virtuals al correu electrònic, aprofito l’ocasió per enviar-vos també les nostres bones intencions. I ho fem amb la fotografia de la petita Nora. Va néixer a Etterbeek (Bèlgica) ara fa dos mesos i mig i ens té el cor robat!
loonapix_14190708482524062891

Amics i amigues, ara mateix, alcem la copa per a tots vosaltres. Amb el desig que les vostres copes també s’omplin de bon vi, que els torrons que mengeu siguin de xocolata (els més bons), que els dies estiguin plens de llum i les nits de cançons, amb l’esperança que reduïu la velocitat si heu d’agafar el cotxe i la il·lusió que mireu amb optimisme el vostre futur i el de les persones que us envolten i us estimen…

Passeu Bones Festes, estimats! Salut!

Va!, dues recomanacions:
Un llibre: Intemperie de Jesús Carrasco.
I una pel·lícula: Love actually de Richard Curtis.

Love_Actuallyintemperie

Elogi de la llibreta enquadernada

moleskineEl meu amic Pere Sacot, enquadernador de llibres, és un enamorat dels quaderns. A mi també m’agraden, especialment els Moleskine. Els uso com a agenda i també amb fulls blancs per fer anotacions, escriure pensaments i gargotejar dibuixos d’aquells obsessius que fem quan parlem per telèfon o ens avorrim en alguna reunió.
En Pere m’ha passat la referència d’un capítol (anatomia del cuaderno) del llibre del poeta mexicà Vicente Quirarte que es troba dins del seu llibre “Enseres para sobrevivir en la ciudad” 1994 Ed. Conaculta.
Al llibre s’ofereix una mirada poètica dels objectes (com el llapis, per exemple) situacions i persones que viuen a les ciutats. Es una lloança a la bellesa que s’amaga darrera de la quotidianitat.
M’agrada compartir aquests elogis del quadern amb vosaltres.

ANATOMIA DEL CUADERNO
El Cuaderno supone por parte del usuario una periodicidad obligada, un proyecto preconcebido, una fidelidad sin condiciones. Para la escritura no exigente de fluidez o continuidad existen las hojas sueltas, la servilleta de café o cualquier otra superficie determinada por la urgencia. Cuando se escribe un libro, hacerlo en un cuaderno constituye la mitad de la victoria: desde el instante en que lo ocupamos, el texto no parece más un conjunto de hojas dispersas, sino un cuerpo unificado por la espiral, la grapa o la costura. De la múltiple fauna de los cuadernos, la tercera categoría es quizá la más exigente porque no admite mutilaciones impunes. En un cuaderno de espiral arrancamos sin mayor problema la hoja traicionera; en el de grapa, con un poco más de maña; pero la libreta encuadernada a la vieja usanza, objeto ya a punto de extinción, no es posible arrancar una hoja sin sufrir consecuencias funestas.
Si el lugar común del sabio Baudelaire señala que el artista es quien mantiene intacto al niño interno, el escritor, al igual que el pintor o arquitecto, prolonga los fetiches infantiles de los juguetes con que enfrenta su educación elemental. Solo el escritor continúa haciendo tareas –a veces no pedidas- con los mismos instrumentos de la niñez; sólo él persiste en explorar papelerías con la febril ilusión de la nueva entrada a clases; privilegio exclusivo del escritor es estrenar cuaderno, la sensación de libertad y miedo ante un territorio ilimitado donde las traiciones e infidelidades aún lo asechan.moleskine2
Quien no recuerda los famosos cuadernos de Paul Valéry, donde alternaban los dibujos, poemas y operaciones matemáticas del maestro contemporáneo del “rigor obstinado”. De los posibles lugares sobre los cuales escribir la palabra Libertad, en el poema que la Resistencia hizo suyo, Paul Éluard no duda desde el primer verso: “Sur mes cahiers d´ecolier, j´écriston nom”. Basta examinar algunos títulos de nuestros escritores recientes para confirmar la vigencia del cuaderno: Los Cuadernos de Marsias, de Carlos Illescas; Cuaderno de Escritura, de Salvador Elizondo, cuya hermosa portada reproduce, precisamente, la cubierta jaspeada de las libretas clásicas; Cuaderno de Noviembre, de David Huerta; El Cuaderno de Blas Coll, de Eugenio Montejo. ¿Qué significa en ellos incluir la palabra cuaderno desde el título? Subrayar al lector que tal escritura es fruto de una constancia determinada por la propia estructura del cuaderno. Llamamos cuaderno de bitácora al diario de navegación que lleva el capitán del barco. El cuaderno del escritor es lo más semejante a este diario de pasiones calculadas: sólo el marino autentico puede descifrarlo, mientras el escritor, en el propio, se limpia de demonios y ofrece el producto terminado. Naturalmente, y por fortuna, no existent fórmulas para el cuaderno del escritor, aunque haya quien cae en la aberración de patentar una Agenda del Escritor. Para escribir, todo cuaderno sirve, desde los humildes cuadernos de portada de manila azul hasta las ostentosas libretas Il Papiro, cuya belleza es solo igual a la del Duomo y las italianas. Otro problema es que mientras más bello es el cuaderno, mayor miedo nos da usarlo. Lo más conveniente, como descubrió el José García de la inolvidable Josefina Vicens, es tener dos cuadernos: uno donde las tachaduras y señalamientos, trasposiciones y flechas que despertaron el odio de los tipógrafos a Balzac y Dostoievski, den testimonio de nuestras más oscuras pasiones, de nuestros continuos fracasos. Y otro donde la escritura fluya con toda libertad. Que corra como un pura sangre sin que se vea la sangre; que salte con pureza sin que la pureza estorbe; que nazca con la naturalidad con la cual se abre una mazorca. Y entonces, cuando nadie nos mire, hay que tomar amorosamente a nuestro cuaderno y decirle aquellas palabras de Luis Cernuda: “Tu no conocerás cómo domo mi miedo/ para hacer de mi voz mi valentía.”